Alojamiento

La concepción personal de la construcción sigue el estilo neozelandés. Los chalets están completamente hechos de madera de Douglas y de pino silvestre. El tejado, de color “lauzes”, pega bien con el juego de hombros de los arboles llenos de hojas. Además, el exterior es de madera patinada para respetar las costumbres locales.

Cada chalet es espacioso, con una superficie del suelo interior de más de 50 m² y una terraza de 15 m². El chalet para personas con movilidad reducida está completamente en acuerdo con las normas concernidas.

El interior respecta el estilo del Périgord con las vigas de la estructura cerca las unas de las otras y un tejado con una pendiente fuerte. Esto permite la existencia de una segunda habitación para dos personas, formando un entresuelo. En planta baja hay una cocina americana, un salón con sofás confortables, servicios separados, un cuarto de baño con ducha y lavabo y una otra habitación, de nuevo para dos personas. La terraza está equipada de un salón de jardín invitando a comer al aire libre.

Cada chalet tiene su nombre (véase el esquema) y está previstos para 5 à 6 personas.

Podemos serviros una « Cesta de llegada”, es decir un conjunto de productos alimentarios para empezar vuestra estancia. Después de un largo viaje, y quizás una llegada tardía, es posible que sea demasiado tarde para ir a hacer las compras. Ponemos a vuestra disposición una lista de productos de la cual podéis elegir vuestro pedido y enviárnoslo junto al contrato de locación. Todo el pedido será puesto a vuestra disposición en el chalet. Véase el capítulo “Precios”, bajo el título “Diversos”, para acceder a la lista de compras disponibles. Naturalmente, vuestro chalet es limpiado el día de vuestra llegada; las sabanas de las camas cambiadas y el refrigerador en marcha… Solo queda deshacer las maletas y ¡empezar las vacaciones!